Aviario Genesis, Especialidad en Diamantes de Gould y Canarios de Forma
  Anillado de un Canario
 



DETALLE DE CÓMO ANILLAR UN CANARIO

 

El anillado consiste en colocar, un aro identificativo de aluminio no removible (el sistema es reglamentario y obligatorio para presentar las aves a concursos y exposiciones) el cual lleva la siguiente información:

 

Número del ejemplar: Nº de identificación del canario

 

Número del Criador: Si esta federado en alguna Asociación

 

Siglas de la Asociación de Canaricultores: SOCH (Sociedad Ornitológica Chilena)

 

Año: La fecha del año de nacimiento

 

 Para los aficionados que no tengan intención de participar en exposiciones o eventos, hay en el mercado anillas no reglamentarias que les puede servir para llevar el control de su aviario. Hay que tener muchos cuidado cuando se compren este tipo de anilla ya que pueden adquirir anillas con defectos de fabricación (se recomienda pulir sus bordes con ayuda de cualquier pieza metálica cónica, como puede ser la punta de un bolígrafo, con lo cual se le quita toda aspereza que pudiera tener) que le pueda ocasionar mucho daño a los pájaros llegándose hasta el extremo de la amputación de la pata. En el mercado también hay anillas de plástico con abertura muy fácil de colocar, que solo sirven para distinguir a los machos de las hembras o saber de que pareja es cada uno.

Su tamaños están en función de la especie a la que se destinan; diámetro interior: 3 mm y altura de 4,5 a 5 mm, en el caso de los canarios.

Los ejemplares serán anillados generalmente en la misma extremidad, izquierda o derecha, es indiferente. El procedimiento se efectuará a los siete u ocho días de nacidos los pichones (aunque esto variará en función de la buena alimentación recibida por los padres y de las razas de canario que criemos, ya que la talla de los ejemplares condicionan la fecha de todo este proceso), si se espera un poco más, corremos el riesgo de no poderlo hacer, ya que el aro no pasará por la pata del pichón, y si lo hacemos muy pronto, corremos el riesgo que la anilla se salga de la pata, al ser ésta muy pequeña todavía, quedando no registrado ese pichón, y por consiguiente no podremos demostrar, cuando nació, de que criadero es, etc..

Es recomendable realizar el anillado por la tarde, poco antes del atardecer, como los animales se dormirán pronto, evitamos que la madre en su labor de limpieza del nido, se empeñe en arrojar cuerpos extraños y a fuerza de picotear y tirar, llega a quitar la anilla e incluso a tirar el pájaro fuera del nido. Otra solución sería cubrir la anilla con un poco de huincha aisladora negra para que no brille o pintarla con un rotulador oscuro.

Si los pajaritos son muy pequeños, quizá se encuentre alguno al día siguiente que ha perdido la anilla, que puede estar en el nido o en cualquier parte de la jaula. Como la pata del animal permanece abierta en el nido, cabe en lo posible que al moverse el pájaro la anilla siga una marcha inversa a la que le dimos cuando la colocamos.

 A continuación le detallo los pasos a seguir para un buen anillado, debiendo poner mucha atención por lo engorroso y delicado que es (la piel es tan fina, que una torpe manipulación puede causar erosiones), sobre todo para los principiantes.

Tenemos que estar apoyados cómodamente  y mantener el pichón en el hueco de la mano izquierda, con el vientre sobre la palma y la cabeza dirigida hacia usted. No le será difícil asirle una pata con el pulgar e índice, procurando que el dedo pulgar del pájaro, el que está dirigido hacia atrás, quede sujeto entre el tarso o caña de la pata, con lo cual los otros tres dedos le quedarán libres.

 

PASO 1.-

1. Se introduce la anilla por los tres dedos delanteros simultáneamente. Ayudará a que se queden juntos.

 

 


PASO 2.-

En cuanto aparezca la uña del dedo medio por el extremo de la anilla hay que sujetarla y tirar para que aparezcan las tres uñas de los dedos. Sujeta la anilla con la misma mano con la que se agarra el pájaro, para desplazarla.

 


 


PASO 3.-

 Se sujetan los tres dedos que asoman por la anilla y se desplaza la anilla para pasar la intersección de todos los dedos. Ahora hay que llevar la anilla hasta el "codo" de la pata, para poder tirar con mucho cuidado del dedo trasero y liberarlo de la anilla. Los huesos, poco calcificados, son algo flexibles, lo que anula el riesgo de una posible fractura. Si hay dificultades y no se puede, es preferible desistir y tener un pájaro sin anillar a dislocarle los dedos o romperle una pata. La maniobra causa enrojecimiento y, si se hace prolongada, hinchazón; si esto ocurre, conviene desistir por unos minutos, hasta que baje la inflamación, y actuar de nuevo con mayor rapidez.

 

 
  Hoy habia 3 visitantes (12 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=